Noticia


 
18-03-2010
 
 
Tras reunión entre el presidente de los ediles y el subsecretario de Desarrollo Regional:
 
 


Medida beneficiaría a propietarios de viviendas destruidas o seriamente dañadas en las regiones VI, VII y VIII.

(Noticia en La Nación)



Darles un respiro a los damnificados, pero sin perjudicar las ya aproblemadas arcas municipales, es el objetivo de la propuesta que le hizo el presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM) y alcalde de La Granja, Claudio Arriagada, al subsecretario de Desarrollo Regional, Miguel Flores.

El edil propuso que el Gobierno autorice la postergación del pago de las próximas dos cuotas que beneficiará a los contribuyentes de las regiones de O'Higgins, del Maule y del Biobío, cuyas viviendas fueron destruidas o quedaron inhabitables por el terremoto.

Las dos primeras cuotas vencen el 30 de abril y el 30 de junio, respectivamente, y la idea es que se sumen a las de septiembre y diciembre. De esta forma, los afectados tendrían un gasto menos en los próximos meses y podrían aprovechar ese dinero para necesidades más básicas.

Según le expuso Arriagada a Flores en la reunión de ayer en La Moneda, para acceder al beneficio cada persona tendría que recurrir a la dirección de obras de su municipio para que este organismo examine su vivienda y emita un certificado que acredite que la casa quedó inhabitable.

Ambas autoridades quedaron de reunirse la próxima semana para dilucidar el tema y, además, iniciar una mesa de trabajo para abordar las razones de fondo del déficit estructural de la mayoría de los municipios del país.

De mal en peor
En la cita, Arriagada le describió a Flores la complicada situación financiera de las alcaldías a nivel nacional y cómo se ha visto agravada por los gastos urgentes e imprevistos que ha implicado el terremoto.

Del total del Fondo Común Municipal (FCM) del 2010 -630 mil millones de pesos-, se adelantó el pago de la cuota correspondiente a marzo ($52 mil millones) en seis días, para que los alcaldes de las 70 comunas más afectadas por el terremoto tuvieran dinero para la compra de elementos básicos para los damnificados, el arriendo de maquinaria para remover y trasladar los escombros, entre otros ítems.

El problema, sostuvo Arriagada, "es que no son fondos frescos, sino sólo un adelanto del dinero que ya teníamos presupuestado, lo cual generará dificultades importantes a algunos municipios para cumplir con gastos básicos".

Agregó que "necesitamos un mecanismo de compensación, que venga de la autoridad central, para aportar al FCM lo que vamos a dejar de recibir en esos meses producto del beneficio que se daría a los damnificados".

El edil también detalló los temas que complicaban las finanzas municipales antes del terremoto, como las subvenciones escolares, planes sociales que les son impuestos sin financiamiento adicional, el bono SAE, deudas previsionales y el aumento de los costos de servicios, como la basura y alumbrado público.

117 Municipios de tres regiones se verían beneficiados con la prórroga del pago de las contribuciones.

$30.000 millones reciben, en promedio, esas 117 comunas por concepto del pago del impuesto territorial cada año.

40% de la recaudación de contribuciones queda en la comuna y el 60 por ciento se va al FCM.

60% de dependencia del Fondo Común Municipal, en promedio, tienen esos 117 municipios.

35 son las municipalidades del sur del país que quedaron más destruidas a raíz del terremoto.

$52.000 millones del FCM se les adelantó a las comunas más castigadas para enfrentar la emergencia.

No a prórroga de permisos

Su total rechazo a la idea de postergar el pago de los permisos de circulación, que vence el 31 de este mes, manifestó el alcalde Claudio Arriagada (DC).

Frente a lo planteado por el diputado de la Región del Maule, Roberto León (también DC), dijo que las facilidades para los damnificados "hay que circunscribirlas a las tres regiones más afectadas. Si se plantean medidas como ésa a nivel nacional, entonces es populismo, y con ello se verán afectados todos los municipios del país, incluyendo a los que no sufrieron con el terremoto".

Añadió que los permisos de circulación son vitales para las finanzas municipales de marzo, ya que durante enero y febrero muchos municipios perciben ingresos muy bajos y se mantienen básicamente con los saldos que acumulan en diciembre.

Fuente: RODRIGO SILVA
www.mercurio.com